Header Ads

Horizontes turbulentos para el desarrollo tecnológico



Sin una nueva inyección de Amor y de Belleza en nuestras vidas, algo que no nos puede aportar la tecnología, ¿qué interés tienen unos años de más?


En un futuro viviremos más de cien años, y podremos elegir el color de pelo y ojos de nuestros hijos, tal como señala el transhumanismo. La innovación científica no sólo afectará a nuestra salud y desarrollo, sino también a nuestra pirámide demográfica y a las bases de nuestra estructura social. Pero sin una renovación de los valores, sin una nueva inyección de Amor y de Belleza en nuestras culturas y en nuestras vidas, algo que no nos puede aportar la tecnología, ¿qué interés tienen unos años de más? Por Blas Lara (*)


El Transhumanismo es un movimiento ideológico surgido en la euforia tecnológica de las últimas décadas del siglo XX. Reactualiza el  viejo sueño prometeico (Esquilo siguiendo un antiguo mito griego): el hombre que se quiere liberar de las servidumbres de su especie. Un hombre nuevo, un Uebermensch. 

Zeus castigó al insumiso Prometeo a ser encadenado mientras que un buitre le devora el hígado. ¿Tendremos que pagar muy caros  los sueños locos de la ciencia y la tecnología contemporáneas, por sus consecuencias hoy imprevisibles? ¿Jugaremos de nuevo a los aprendices de brujo, como con la energía atómica?  ¿Y si hubiera quizás en España un demasiado ingenuo optimismo respecto a los aportes de la ciencia y la tecnología? 

Existe un Laboratorio «secreto» en California llamado Calico (California Life Co.) una de cuyas ambiciones abiertamente declaradas es como ellos dicen: «Matar a la muerte». (Google financia Calico). 

No hay la menor duda de que los progresos de la biotecnología y de la inteligencia artificial  cambiarán al hombre y también al entorno en que vivimos. Eso es cierto. ¿Pero en qué sentido y hasta dónde cambiarán al hombre? La enfermedad y la muerte son nuestros eternos desafíos. 

Porque es natural que se luche contra la enfermedad y contra la muerte, se pretenderá erradicar  la enfermedad, particularmente el cáncer, y se buscará aumentar la longevidad de las personas. (Algún utopista sueña con aumentar la vida indefinidamente). 

Hace unos años la revista Science dio a conocer los mecanismos del resveratrol, un activador de la sirtuine1 que tiene el efecto de reactivar las «baterías» celulares que son los mitocondrios. La eficacia del resveratrol contra el envejecimiento ya ha sido experimentada en los ratones. 

Efectos sociales de la transformación del Hombre 

1. La pirámide demográfica se tambaleará con todas sus consecuencias 

El considerable aumento del segmento demográfico de personas de edad tendrá efectos inimaginables, y no solamente económicos. Pensiones y beneficios sociales se verán irremediablemente afectados para cubrir las necesidades de las nuevas legiones de mayores quizás mentalmente debilitados por la edad y para proteger a los rescatados de enfermedades en temprana edad, gracias a la medicina. Nuestros centros médicos se convertirán en fábricas de minusválidos con algunos años más de esperanza de vida. 

2. Habrá que renovar las estructuras y las jerarquías sociales 

Las estructuras políticas y sociales tendrán que ser totalmente replanteadas y renovadas. El individuo particular  ahora más presente y más activo a través de las redes tendrá mucho que decir, cuando fue durante siglos políticamente casi mudo. Deberá ser escuchado. Participará más en la gestión de la sociedad. Por eso habrá que imaginar nuevos canales de escucha e instrumentos de coparticipación a la gestión de la cosa pública.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.